Consejo Regional de Conservación de Suelos | El cultivo de cobertura puede reducir hasta el 90% de la erosión eólica
17330
post-template-default,single,single-post,postid-17330,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

El cultivo de cobertura puede reducir hasta el 90% de la erosión eólica

Profesionales de INTA trabajan en el desarrollo de tecnologías para la prevención y control de la erosión eólica pos arrancado de maní en zonas de Córdoba y San Luis

En el Sudoeste de Córdoba Este de San Luis los sistemas ganaderos o mixtos han sido reemplazados por sistemas de agricultura continua, basados principalmente en cultivos estivales. Entre éstos, el maní tiene una importante participación. En esta última campaña 2019/2020 se sembraron en Córdoba un total de 260.000 has, siendo el valor más bajo de la última década según un informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba, concentrándose el mayor porcentaje de lotes en el sur provincial.
Esta simplificación en los sistemas ha incrementado el riesgo de erosión, debido a los cambios en la dinámica de la cobertura vegetal y la mayor remoción del suelo.
Siguiendo las palabras del Ing. Agr. José Manuel Cisneros, docente de la UNRC, la predominancia de los suelos arenosos, la alta frecuencia de fuertes vientos y la gran variabilidad de las precipitaciones determinan que la erosión eólica sea la predominante en esta zona.

En el Sudoeste de Córdoba y Este de San Luis, los sistemas ganaderos o mixtos han sido reemplazados por sistemas de agricultura continua, basados principalmente en cultivos estivales.
(...) Esta simplificación en los sistemas ha incrementado el riesgo de erosión

  
Importante avance de la erosión en el suelo argentino
La Ing. Agr. Alejandra Canale, integrante de INTA, explica que la erosión eólica es la remoción de suelo por acción del viento, y es uno de los principales desencadenantes de la desertificación.
“Según un estudio de INTA realizado durante el año 2019 junto al Centro de Promoción de la Conservación del Suelo y del Agua (PROSA), en el último cuarto de siglo los procesos de erosión hídrica y eólica avanzaron hasta ocupar un 36 % del territorio nacional, lo que representa 100 millones de hectáreas distribuidas en áreas agrícolas de la región húmeda y subhúmeda y, también, en la zona semiárida y árida con bosques nativos y pastizales”, cuenta la especialista.

Por otro lado, según datos del Ing. José Manuel Cisneros, en el año 2015 se reportaron 3,3 millones de hectáreas afectadas por erosión eólica en Córdoba, sumado al mapa de riesgo donde se visualiza que el sector de la provincia con mayor grado de afección se ubica hacia el SO de la misma y coincide geográficamente con la región de la Pampa Medanosa Cordobesa.

En el último cuarto de siglo, los procesos de erosión hídrica y eólica avanzaron hasta ocupar un 36 % del territorio nacional, lo que representa 100 millones de hectáreas distribuidas en áreas agrícolas de la región húmeda y subhúmeda y, también, en la zona semiárida y árida con bosques nativos y pastizales

La Ing. Canale sostiene que el riesgo a la degradación se incrementa debido a la ausencia de un cultivo invernal, el cual asegura cobertura durante la primavera, época en la cual los vientos son más intensos. “Por lo tanto, la implantación de cultivos de cobertura (CC) de ciclo invernal sería una de las tecnologías más adecuadas para el control de la erosión”, agrega.

Ensayos de prevención y control de la erosión eólica
Con la finalidad de desarrollar y aplicar tecnologías de prevención y control de la erosión eólica luego del cultivo de maní en suelos de la zona antes mencionada, se realizó una red de ensayos con la Coordinación del Ing. Agr. Juan Cruz Colazzo de INTA (Proyecto Estructural I052), junto a las Agencias de Extensión de Villa Mercedes-San Luis, General Cabrera, Río Cuarto y Huinca Renanco. El proyecto forma parte de la nueva cartera de proyectos nacionales de esta institución, y cuenta con el apoyo de los Consejos Regionales de Conservación de Suelos Río Cuarto, Gral. Roca, Juárez Celman y la cooperación técnica de Fundación Maní.


Según explicó el Ing. Juan Cruz Colazzo, para estos ensayos, se seleccionaron lotes provenientes de maní en las 4 localidades de las Agencias de Extensión antes mencionadas.
Con ello esperan cuantificar la eficiencia de control de la erosión eólica de diferentes alternativas de inclusión de cultivos de cobertura luego del cultivo de maní. También, desarrollar jornadas de campo con presencia de grupos de productores y asesores para difundir alternativas de manejo y publicar la información generada en diferentes formatos para audiencias diversas.
“Nuestra idea es que a largo plazo se convierta en un observatorio para evaluar la evolución de la erosión eólica, generar buenas prácticas de manejo y favorecer la adopción de las mismas”, sostuvo el especialista

Con estos ensayos se busca cuantificar la eficiencia de control de la erosión eólica de diferentes alternativas de inclusión de cultivos de cobertura luego del cultivo de maní. También, desarrollar jornadas de campo para difundir alternativas de manejo

 

El procedimiento
Colazzo explicó que se utilizaron parcelas de medición de la erosión eólica comparando el manejo tradicional, sin cultivo de cobertura, frente a diferentes alternativas de implantación de cultivos de cobertura.
“Estas parcelas tienen aproximadamente una hectárea y cuentan con colectores especialmente diseñados para recolectar sedimentos que se mueven con el viento. Con una frecuencia de ente 7 y 15 días se cuantifican los sedimentos y se relacionan con variables del cultivo, como la proporción de cobertura, de suelo y de clima”.
Entre las alternativas de implantación se utilizaron: voleo de CC antes y después del arrancado y siembra directa de CC posterior a la cosecha.

Resultados observados 
“Por antecedentes similares en Huinca Renanco y por el resultado de las primeras mediciones, se confirma que el cultivo de cobertura puede reducir hasta el 90% de la erosión eólica. Entre las alternativas de inclusión, el voleo previo al arrancado genera los mejores resultados de control frente a la alternativa de la siembra luego de la cosecha”, aseguró el Ing. Colazzo. Sin embargo, aclaró que “estos resultados son dependientes de las condiciones de suelo y clima, por lo que su adecuación puede ser variable. También, en función de esta variabilidad, la utilización de siembra aérea entre el arrancado y cosecha de maní resulta ser una estrategia que agrega flexibilidad”.

La frase de cierre
“La erosión acelerada es la mayor amenaza para la degradación de suelos, ya que es un proceso irreversible. Lamentablemente desde el punto de vista práctico, en la mayoría de los casos, los técnicos y decisores se enfocan en el proceso una vez que el fenómeno ya ha ocurrido. Es por ello que son fundamentales aquellas prácticas que tienden a la prevención y control, evitando que el proceso supere aquellas tasas consideradas excesivas”. Ing. Agr. Juan Cruz Colazzo