Consejo Regional de Conservación de Suelos | “Erosión e inundaciones: consecuencias del modelo productivo actual”
16966
post-template-default,single,single-post,postid-16966,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

“Erosión e inundaciones: consecuencias del modelo productivo actual”

Desde el CRCS Río Cuarto, el Ingeniero Eduardo Zacchi brinda algunas recomendaciones para disminuir su impacto, como el uso de terrazas, cultivos en franjas o cortando la pendiente y la rotación de cultivos incorporando praderas.

erosión hídricaLos problemas de erosión hídrica e inundaciones son causados, en gran medida, por las lluvias, pero también contribuye en ellos el modelo de agricultura y arrendamiento de la tierra que actualmente opera en gran parte de la región pampeana y extra pampeana.
“El agua que no es absorbida por el suelo en las zonas altas y escurre, es generadora de importantes daños dentro de los campos, con la formación de procesos erosivos que terminan muchos de ellos en cárcavas activas y llegan pronto a los cauces de ríos o a los caminos que atraviesan las cuencas. Esto genera su continua destrucción y requiere de frecuentes y costosas reparaciones. Asociado a esto están los procesos de sedimentación que rellenan humedales,mineralizan freáticas, salinizan, anegan e inundan diversas áreas”, explica el Ingeniero Eduardo Zacchi, secretario de la Sociedad Rural Río Cuarto y miembro del Consejo Regional de Conservación de Suelos Río Cuarto.

 

El agua que no es absorbida por el suelo en las zonas altas y escurre, es generadora de importantes daños dentro de los campos, con la formación de procesos erosivos que terminan muchos de ellos en cárcavas activas y llegan pronto a los cauces de ríos o a los caminos que atraviesan las cuencas.

 

Modelo productivo actual

Zacchi retoma las explicaciones del Ing. José Manuel Cisneros, docente de la UNRC y miembro de CRCS Río Cuarto, quien sostiene que en el actual modelo de agricultura, a pesar de la adopción generalizada de la siembra directa, se han estimado incrementos importantes en las tasas de erosión debido fundamentalmente al cambio del uso del suelo, de ganaderos o mixtos a 100% agrícolas. Las labores a favor de la pendiente, la falta de rotaciones adecuadas y los altos niveles de compactación superficial y subsuperficial obstaculizan la infiltración del agua de lluvia, lo que aumenta el escurrimiento y facilita los procesos erosivos.
Cisneros argumenta que la lluvia que precipita en una determinada zona debería ser absorbida por el suelo en ese lugar, evitando el escurrimiento aguas abajo (que provoca los mayores daños) o hacerlo lo más lento posible en los casos de excesos hídricos inevitables. “Los microembalses colocados en lugares estratégicos ralentizan esta masa de agua para disminuir su poder destructivo, pero no evitan que finalmente llegue a las zonas bajas”, explica el docente.

Las labores a favor de la pendiente, la falta de rotaciones adecuadas y los altos niveles de compactación superficial y subsuperficial obstaculizan la infiltración del agua de lluvia, lo que aumenta el escurrimiento y facilita los procesos erosivos.

 

El impacto del arrendamiento de la tierra

siembra en curva de nivelZacchi explica que los plazos de los contratos de arrendamiento de los campos también contribuyen a incrementar el problema. Más del 70% de la superficie agrícola de Córdoba se arrienda por contratos accidentales anuales que no obligan a la rotación de cultivos ni promueven inversiones a mediano y largo plazo, como ser la implantación de praderas polifíticas. “Estas forrajeras bien manejadas, generalmente a base de alfalfa y en lo posible asociada con otras especies, pueden durar 3 a 4 años. Toman nutrientes de estratos inferiores del suelo acumulándolos en los estratos superiores; mejoran notoriamente la infiltración, la estructura del suelo y la microbiología del mismo. Esto brinda sustentabilidad al sistema productivo en la medida que no se interrumpen los procesos formadores de suelo”, sostiene el ingeniero.

Más del 70% de la superficie agrícola de Córdoba se arrienda por contratos accidentales anuales que no obligan a la rotación de cultivos ni promueven inversiones a mediano y largo plazo, como ser la implantación de praderas polifíticas.

 

Volver a sistemas mixtos
El Ingeniero es consciente de que sólo con los plazos de contratos no alcanza y es necesario implementar políticas públicas que incentiven al productor a la rotación con este tipo de praderas y a volver a las explotaciones mixtas, agrícolas y ganaderas. “Este tipo de sistemas productivos generalmente tienen menor rentabilidad que los agrícolas puros, pero también tienen menor riesgo económico y ambiental. Y devuelve a las familias al medio rural, el que hoy presenta un lamentable grado de abandono, con alambrados, aguadas, corrales y viviendas semi destruidas por la falta de mantenimiento”, dice Zacchi.

 

Prácticas de bajo costo que disminuyen el daño erosivo
Mejorar la infiltración y retener al agua en las zonas altas de las cuencas mediante distintas técnicas de manejo como terrazascultivos en franjas o en curvas de nivelcultivos cortando la pendiente o simplemente mediante la rotación de cultivos incorporando praderas; son prácticas de relativo bajo costo para el productor. No obstante impactan sobremanera no sólo en los rendimientos (mejorándolos) sino también en la disminución de todos los daños detallados anteriormente.